FEELS SO GOOD WHEN YOU'RE GONE / BOTTOM


Qué hubiera ocurrido si Dave Wyndorf fuese mujer? Acaso sería menos sensual? Aunque probablemente no andaría de putas como acostumbra sino que sería una de ellas.

Qué hubiera ocurrido si Josh Homme fuese mujer? Acaso sería menos talentoso? Aunque probablemente trabajaría de mesera en el merendero de Palm Springs.

Qué hubiera ocurrido si Lemmy fuese mujer? Cómo saberlo...

Sin embargo, Bottom, alguna rara especie de ángeles del Armageddon, tres chicas de Nueva York que emergen desde el infierno (aunque viven su vida de rockers en una van y aman hacerlo) que no son meseras, ni amas de casa, ni torpes, ni responden a estereotipos de esta clase, hacen un rock tan caliente, psicodélico, pesado y violento que llamarlo stoner (así habría que catalogarlo para que se entienda) sería una tremenda falta de respeto.

Difícilmente podrán encasillar a estas chicas desvergonzadas: "Ellas no aterrizaron en el stoner rock, el stoner rock se posó en ellas", leí por ahí. Lo cual es cierto a pesar de las influencias que admiten: Black Sabbath y Kyuss entre otros, a las cuales agregaría algo de Monster Magnet y de los viejos rockeros como Motorhead.

Digamos que no hace falta ser fea, ni sucia, ni feminista para demostrar que una banda de mujeres puede ser pesada. Tampoco hace falta decir que la banda es terrible, que el disco no tiene ninguna canción de más y todo cierra perfecto... O si, porque el primer disco -Made in Voyage, su primera placa editada en el otoño (americano) de 1999 por el autogestionado sello Mudflap Records, un sutil experimento rockero de tintes stoners- no hubiera permitido un sucesor como éste.

Sería estúpido tratar de describir a esta banda de chicas, como una banda de chicas exclusivamente. Y también sería triste. A veces se hace necesaria esta aclaración. No olvidemos lo machista que puede llegar a ser el ambiente metalero (por no decir imbécil). "El stonerrock está inundado de testosterona", lei por ahí. Claro, esta escena no podía ser la excepción y son muy pocas las bandas con integrantes mujeres (Nice Cat, sería un ejemplo de otras tres chicas, aunque el cuarto de la formación -el batero- es un un tipo un tanto fornido).

Célebres por su insaciable touring, compartieron cartel con bandas como Nile, Cannibal Corpse, Everlast, Backyard Babies, Joey Ramone & The Independents, Zakk Wylde, Nebula, Nashville Pussy, Trouble, Spirit Caravan y otros tantos más y hasta llamaron la atención del mismísimo Ozzy Osbourne, de quien obtuvieron su "aprobación".

Todas las canciones tienen un formato muy ganchero a la vez que pesado, sin perder eficacia cuando se endulzan con algún pasaje más tibio. Para destacar (aunque todas las canciones son lo suficientemente buenas): el comienzo del disco con "Hell.of.a.life" es muy eficaz, luego "Love Song 2 no. 1" (dándole nombre a la placa con el verso "Feels So Good When You're Gone"), "Got Meth." combina tramos ligeros de melodía con otros increíblemente pesados, "DeathSpin" es una belleza... hasta que se pudre en lo más profundo, "Meatbuzz" se alza con voces guturales y es simplemente violenta (cuasi punk), "Angermeistar" es la ira que se deshace hacia el final... camino al infierno.

Y hacia alli se lanzan estas tres perpetuas habitantes de las decadentes carreteras que el rock transita esparciendo su furia sin piedad:

Sina (quien podría haber sido violinista) en guitarra, gigantesca hacha de combate, tiene una distorsión de los mil demonios. Y a los solos de guitarra de apreciable valor, se le suma una voz femenina muy pero muy podrida pero sin llegar a ser asexuada, gritando, gruñendo y susurrando unas tonadas rockeras. Nila forzando y manteniendo tan abajo como sea posible las notas graves, logrando una base sumamente poderosa y arrastrada con su engrasado bajo hasta purgar los oidos de quiénes la escuchen. Clementine encargada de la furiosa batería, golpeando y batiendo en forma asesina cada canción entregando unos cuantos buenos arreglos.

Para que quede bien claro, al lado de Bottom, las Kittie parecen nenas tontas jugando a la rayuela. Y respecto a las bandas pesadas "de hombres", es sólo una más (aunque no del montón). Demostrando que las discriminaciones de este tipo no tiene cabida si hablamos de Bottom y no es necesario hacerse la mala o gritar más fuerte que todos para demostrar que se pueden hacer canciones contundentes y heavies, a la vez que tan frágiles y simples como sea posible.

Veredicto 8/10

Demon Cleaner