Make your own free website on Tripod.com


Exclusiva con Walter Martinez y Vorax, la próxima explosión del Heavy Metal 

"Somos un tanque de guerra que no tiene marcha atras"

Luego de algunas idas y venidas me pude contactar con los chicos de Vorax y me invitaron a su sala-hogar con sede en Villa Soldatti. Me bajé del 76 pensando en buscar una casa blanca, tal como me habían dicho, y luego de dar un vistazo al horizonte me dirigí hacia donde estaba Ruben, el hermano de Walter Martínez. Entré a la vivienda de los Martínez brothers y estaba casi toda la banda y su manager, Maxi, que me atendieron de la mejor manera y de paso me convidaron con unos mates, me invitaron a sus próximos recitales y hasta prometieron, cuando consigan un colectivo, llevar a Jedbangers de gira. De paso, este humilde cronista se quedó mirando como Walter afinaba y armaba su nueva batería Mapex y, por ende, tocaba un poquito. Lo noté dolido por su ida de Almafuerte, pero su aflicción se fue perdiendo con el correr de la entrevista, sobre todo cuando hablaba de Vorax, su banda de toda la vida, que se completa con su hermano Ruben en guitarra y voz, Shaffo en bajo y voz, el negro Ernesto en guitarra y, por supuesto, Walter Martínez en batería.  

 

¿Cómo estás?

WALTER: Mi vida esta bárbara. No es fácil empezar de nuevo, pero me siento muy bien de estar con la gente que estuve toda la vida. Estamos remando, tocando mucho, empezaron las propuestas para grabar el primer disco de Vorax. No fue un trago fácil el que me tocó vivir hace tres meses, igual estoy agradecido y lo más importante es que no me fallé a mí mismo. Desde que me convocaron hasta el ultimo día que estuve, traté de rendir siempre al máximo y dejé todo en los shows y en los discos. Si bien cuando entré, Almafuerte empezó a cambiar un poco la línea de lo que venia haciendo, yo me adapté perfectamente. Un referente, como Cozzy Powell, tocó con Black Sabbath, con Brian May, hizo un disco solista y mantuvo su sonido, pero siempre adaptándose a los músicos con los que estaba. Pasé momentos hermosos e imborrables.

 

¿No había solución?

Las cosas estaban dilatadas. Yo traté de poner lo mejor, de estar siempre bien, de muy buen ánimo. Soy muy de hacer reír a la todos, muy showman, actúo en las giras, porque me gusta mucho estar con gente y hacerles pasar buenos momentos. También se notó en la vida de Ricardo y el Tano que de ser una banda medio “agreta” pasó a ser otra cosa. Y creo que en algo influí. Como también participé directamente con el crecimiento de la banda, porque cuando yo llegué no convocaba mucha gente. No me jacto de eso, pero cualquiera se da cuenta, pasó a ser mas un grupo por mas que Ricardo sea un caudillo y tengo una bolsa de historia sobre su espalda. Todo esto me sirvió de experiencia y si yo no me hubiese valido de mis armas, no hubiera durado tanto tiempo. Decidí irme porque se había agotado lo que eran los buenos tratos. Soy un tipo que si no me divierto con lo que hago, no puedo seguir tocando o subirme a un escenario a mostrar que está todo bien. Ayer viendo un programa en Discovery decían que una de las herramientas que te  mantienen joven y sano, por sobre todas las cosas es la risa y la música. Hay terapias que se hacen con música y te pueden curar hasta el cáncer. En mi vida, en la de mi hermano, en la de Shaffo, en la del negro y en la de Maxi, estamos sanos, bien, fuertes. Nos cagamos de risa de todo. Y eso que no teníamos disco, porque se nos hacia imposible sin manager. Ahora esta Maxi que un tipo que se puso la camiseta, que nos esta dando una mano en todo y hace todos los contactos. Es el quinto integrante de la banda. Me volvió la alegría al cuerpo... ¡ojo! Yo disfrute todo con Almafuerte pero a la ultimo se había deteriorado

 

¿Solo con Iorio fue el problema?

participé directamen te con el crecimien to de la banda, porque cuando yo llegué no convocaba mucha gente. 

WALTER: Sí. Igual lo extraño a Ricardo. Nunca está dicha la ultima palabra. Cuando me hicieron la nota en Madhouse  yo les dije que no volvía a tocar ni loco, pero quizás dentro de diez años se junta Almafuerte y me convocan, hablamos lo que tenemos que hablar, vemos como estamos de ánimo y subimos a hacer un show para la gente que no nos pudo ver. Yo en este momento estoy a pleno con Vorax.

 

¿Qué pasa con Vorax?

WALTER: Si aparece el disco, bien, me encantaría vivir de la música. En este momento tengo un par de alumnos y la estamos peleando a full, pero sino vamos a seguir tocando, es lo que nos mantiene vivos. Esto es lo que elegimos, nacimos para hacer felices a los demás y es un ida y vuelta con la gente. Desde el primer momento en que tocamos, ya sea con la Renga y Divididos en Cemento o el otro día en el tributo a Maiden, estamos arriba del escenario, nos miramos, nos estamos riendo, y abajo vemos un pogo infernal.

 

¿Desde cuando viene Vorax?

WALTER: Lo hicimos desde chicos, tuvimos un montón de percances, cambio de músicos, pero la base fue siempre la misma. Antes teníamos un cantante o  un tecladista cuando era más sinfónico. Volvemos a las raíces, a hacer heavy metal tradicional. Con cosas nuevas, porque vas escuchando e incorporando otras cosas. Yo pienso que nuestro primer disco va a ser super rabioso, no les vamos a dar respiro.

 

¿Qué estuvieron haciendo cuando Walter se fue a Almafuerte?

RUBEN: Primero paramos, tuvimos un baterista, que fue el que grabo el primer disco de Jeriko, pero se fue porque no estaba bien, tenía problemas familiares. Después nos separamos un año y nos volvimos a juntar y pasaron cuatro bateristas más. Y después volvió Walter. Pero seguimos componiendo y buscando definir bien la onda.

WALTER: A mí me paso algo muy loco. En los primero ensayos con Almafuerte o cuando tocábamos en vivo, yo lo buscaba a Ruben. El negro Ernesto no soportó que me vaya de la banda y quedaron como trío. El decía; Si no esta Walter  no es Vorax. Ruben y Shaffo se bancaron a la banda mucho tiempo. No fue fácil ensamblar una banda, nos llevo siete años y cuando salimos a tocar  en todos lados, hacemos soporte de Almafuerte y me manotean en Tano y Ricardo. Es toda una historia. Estamos bárbaro, la banda suena como nunca. A los ocho días que llegué, ellos tenían un show preparado en  Avellaneda y yo les dije: Joya, lo hago yo.

 

¿Tocan temas de la primera época o estuvieron componiendo ahora?

Decidí irme porque se había agotado lo que eran los buenos tratos. Soy un tipo que si no me divierto con lo que hago, no puedo seguir tocando o subirme a un escenario a mostrar que está todo bien

WALTER: Los temas que estaban anteriormente, los dimos vuelta, les cambiamos los riffs, algún solo, le pusimos una introducción, la banda creció. Si bien “Ladrones por moneda”, que habla de los pibes de la calle o “Siempre seré yo mismo”, que es sobre no dejar de ser un pibe de barrio, son letras que vienen del primer Vorax. Pero algo cambiamos. No agarrándonos de Almafuerte, sino de lo que me pasaba a mí. Tuve la suerte de que Ruben viaje conmigo a Córdoba en uno de los últimos shows que dimos con Almafuerte y tocamos juntos “Por Nacer” y tal vez, con Vorax, hagamos algún que otro tema  de Almafuerte, porque los grabé yo, es algo que lo siento mío ¿Por qué no darme el gusto? Aparte los pibes que nos vienen a ver quizás se preguntan como suena algún tema de Almafuerte por Vorax. De todas maneras nuestro material es muy fuerte, es terrible.

¿Estás tocando de otra manera? Te pregunto porque quizás tenías alguna limitación en Almafuerte...

WALTER: Es lo que yo te comentaba anteriormente. Yo me adapto a la banda que estoy tocando. Quizás el Tano tiraba algún riff y me iba guiando, me decía que no me pase, pero está bien porque no le podés cambiar la onda a la banda. A mí me gusta lo que hice. Acá nadie está limitado y aparte fuimos compositores toda la vida. En Almafuerte era bien claro el rol de cada uno. Iorio ponía las letras y el Tano hacía toda la música. Almafuerte no tiene techo porque compone el Tano y es Maradona. No premedita un solo, va al estudio y tiene la base armada y mete el solo. Después va a la casa y lo saca pero lo que tenía en la cabeza lo ejecuta en el momento. Tampoco era una manera fácil de grabar porque estabas muy en el aire. Había tiempo pero tenía que grabar todo rápido. Tal vez en eso me sentía más limitado.

 

¿Cuáles son los planes de Vorax?

WALTER: Este fin de semana vamos a grabar un adelanto de cuatro temas para empezar a movernos en la radio, porque ya es de locos, hace dos meses que estamos, que llevamos gente, que no paramos de tocar y todos pidiéndome algo para escuchar. Nos preguntan: ¿Nunca grabaron un demo? Si, millones, pero hace muchos años atrás y no puedo mostrarles eso, porque tiro la banda abajo, mientras ahora esta sonando el doble. El 16 nos vamos a Tucumán, desojes va a haber algo en Santiago del Estero, donde tengo una clínica de Mapex y vamos a tocar por ahí, también en Catamarca

MAXI: Posiblemente hagamos soporte de Barón Rojo si hay un tercer día, también entraría Tren Loco.

WALTER: Para noviembre, diciembre vamos a grabar el disco debut de la banda.

MAXI: Igual no paramos de tocar, en dos meses hicimos quince fechas y cuatro Cementos en veinte días.

 

¿Sueños?

WALTER: No es que nos gustaría que pase algo. Se está gestando y somos un tanque de guerra que no tiene marcha atrás. Le estamos dando para adelante y del boca en boca estamos sumando. Ojalá podamos hacer algún Cemento cada mes. Andaremos de gira, porque me quedaron muchos contactos en el interior, y la gente quiere saber qué está pasando con Walter Martínez y Vorax. Hay muchos reclamos. El otro día me hicieron un reportaje para Bahía Blanca y me dijeron que nos estaban esperando. Y llamaron de Córdoba, San Juan y Paraná para saber cuando vamos. Esperemos poder reflejar en un casete el peso que tiene la banda. Hay muchas bandas que graban y suenan muy bien, pero después en vivo es una desilusión.

RUBEN: Siempre nos pasó al revés.

 

¿Se hace muy difícil empezar de cero nuevamente?

WALTER: Lo que pasa es que mi estadía en Almafuerte abrió puertas, es la llave que nunca tuvimos. Siempre nos preguntan como es que estamos hace tanto tiempo y no nos conoce nadie. Es como una banda de culto, de barrio, vienen los de Lugano, Pompeya o gente de Soldatti. Ahora somos tipos grandes, tenemos un manager, antes cuando eramos chicos nos decían “Si, pibe, esperá un ratito” y no nos daban bola. Yo tengo un cartel atrás y me tengo que valer de eso porque me lo gané y en muy buena ley. Yo estuve tres años y recién en el último me reconocieron como el baterista de Almafuerte. Si bien Cardacci fue el original, y a eso no hay con que darle, yo hablé ante cámaras, recorrí todo el país, estuve en el mejor momento, mostramos la unión de la banda y esto no lo había logrado nadie. Yo creo que ni en Hermética ni en V8 se había notado tanta unión en un grupo como cuando subíamos al escenario con el Tano y Ricardo.

 

Y tuviste un gran reconocimiento de la gente...

Nos preguntan: ¿Nunca grabaron un demo? Si, millones, pero hace muchos años atrás y no puedo mostrarles eso, porque tiro la banda abajo, mientras ahora esta sonando el doble

WALTER: Lo que pasa es que el público se da cuenta de cómo es uno cuando está tocando, cuando habla, etc. Yo la pasaba bien, entregaba todo y me maté en cada show. Gracias a eso un montón de pibes se juegan por mí y vienen a ver que estoy haciendo.

MAXI: En Tucumán paso algo muy loco. Nos invitaron a tocar porque le ganamos una encuesta a Tren Loco. Y la gente no sabe ni qué tocamos. Organizan un festival con bandas de todo el país y en la radio preguntaron un día, quien querían que toque, Tren Loco o Vorax. Y el primer día venía ganando por mucho, Tren Loco. El segundo día salió la Madhouse allá y leyeron la nota que me hicieron y empezaron a votar por Vorax y ganamos. Todos quieren saber de qué se trata.

 

¿Qué le dicen a los que no saben de qué se trata?

RUBEN: Que no se van a defraudar

WALTER: Al que le guste el heavy metal, que se pongan unos tapones en las orejas, que los vamos a despeinar. El disco es toda una historia de lo que vivimos y porque sufrimos tanto. Hay muchos que terminaron tocando otras cosas que eran pasajeras y nosotros, por estar enfermos, seguimos tocando después de 20 años. A veces nos preguntamos: ¿Por qué si yo soy tan fiel a algo no se me da?

MAXI: Y quizás sos mejor que  otros...

WALTER: Lo que pasa es que la publicidad mueve el mundo.

 

¿Cómo va la grabación?

WALTER: Está difícil. No es que firmamos con Universal y nos dan cuarenta mil dólares para grabar. Nos dan un cachet que es muy chico y tenemos que conseguir un estudio que suene bien y poder cubrir los gastos.

MAXI: La compañía es una española para la cual firmaron Jerikó, Helker y nosotros (ndelr: Discos SuicidaS), vinieron y dijeron: queremos tres bandas buenas de Argentina, y el día que tocamos con Jerikó en el tributo a Maiden, nos vieron a nosotros y dijeron: Queremos a esos. Y esta bueno porque tiene distribución en México y en España.

WALTER: Fue un triunfo, porque hoy no te graba nadie, por artistas nuevos no se la juegan. A mí me dolió mucho, porque yo fui a hablar a DBN y me dijeron que estaban devolviendo contratos. Y es verdad, vos fijáte que casi todos los grupos de acá, por mas que sus integrantes tengan flor de historia, graban en forma independiente. Está muy jodido.

 

Y eso se le suma que no hay lugares para tocar...

WALTER: Te piden un fangote por una casucha con cuatro chapas. Tenés que pagar sonido y luces también.

MAXI: Nosotros elegimos mucho los lugares. Tenemos ciertos puntos adonde vamos siempre.

WALTER: El Curly Pub, el Pasillo, etc. Porque son los mejores lugares para tocar y es donde tenemos mas onda con los dueños.

 

¿Cómo notaron la reacción del público?

RUBEN: Va en crecimiento. Le gente cada vez se copa más. A pesar de que no tenemos nada grabado. Y esto se refleja en nosotros. Estamos mejor en el escenario, nos sentimos más cómodos y más activos.

MAXI: Es recíproco. Hay un ida y vuelta muy fuerte. En el último Pasillo (Avellaneda) arrebataron en el escenario.

RUBEN: Tuvimos que conseguir micrófonos inalámbricos.

 

Cuéntenme como les fue en Cemento con La Renga y Divididos, ante un publico bastante diferente al que están acostumbrados...

MAXI: Había un cierto temor porque es un publico bien rocanrolero. Sin embargo fue impresionante.

RUBEN: Si la cosa es buena  y creíble, no importa el estilo. Quizás uno que nunca escuchó heavy metal se copa igual con la banda.  

MAXI: Aparte ese día abrieron las puertas, entró toda la gente y los chicos estaban probando sonido. Hubo como una parálisis y cuando termino el tema se pusieron a  aplaudir todos. Y no era un público metalero.

 

Ustedes que están hace tantos años en esto, ¿Qué le dicen al que recién empieza?

RUBEN: Si te gusta lo que hacés, tenés que darle para adelante. Siempre hay bajones y a veces es bueno parar un tiempo. Hay que estudiar mucho, yo nunca pude estudiar guitarra. Ahora me doy cuenta que si hubiese estudiado me hubiera resultado todo más fácil. Antes no había nada, ni videos, ni clínicas, ni profesores, ni equipamiento. Ahora hay de todo, existen los créditos. Y el que tiene el don natural de lo que es el oído, que lo aproveche y que siga para adelante. Hay pibes que me preguntan como haces, y yo les digo que lo único que hay que hacer es tocar y tocar. Juntarse con un par de músicos.

 

¿Este es el mejor momento de la banda?

Cuando llenás un Cemento vivís y muy bien. Tenés que estar bien consciente de que los pibes que te van a ver, pagan diez pesos y que vos vivís gracias a ellos. 

RUBEN: Seguro. Estamos maduros, nos conocemos y sentimos que la música que estamos haciendo es la que elegimos. Está todo bien. Y tenemos un manager que es el quinto integrante.

WALTER: Todos con la camiseta puesta.

RUBEN: Te explico, antes de ser una banda de heavy metal, eramos una pandilla, todos amigos del barrio. Siempre fuimos la banda de la esquina. Escuchando rock n roll y antes que nada hay una amistad de por medio. Somos una familia.

WALTER: Familia rabiosa. (risas)

 

¿Es imposible vivir de la música?

RUBEN: En este momento, sí.

WALTER: Cuando nos vaya bien, no lo vamos a ocultar. Parece que en este país los músicos tienen que ser pobres. ¿Sos músico para ser pobre? Yo no tengo nada, pero tengo una batería de cuatro mil dólares y la otra de tres mil y pico. Y estamos llenos de equipos. Es el esfuerzo de toda una vida. Cuando llenás un Cemento vivís y muy bien. Tenés que estar bien consciente de que los pibes que te van a ver, pagan diez pesos y que vos vivís gracias a ellos.

RUBEN: Tocamos y laburamos. El día que se nos dé, joya.

 

Llega Shaffo, el bajista, saluda , se sienta y le pregunto: ¿Qué  es Vorax, para vos?

SHAFFO: Un quilombo (risas). La próxima explosión del heavymetal.

Mas claro, echarle agua.

Pablo Mileo

(en exclusiva para Jedbangers desde Villa Soldati, el barrio con peor reputación de  Buenos Aires)