Make your own free website on Tripod.com
 

 

© Jedbangers 1998-2001

  Principal
  Suscripción
  Archivo
  Especiales
  CD Reviews
  Reportajes
  Recitales
  Detector
  Cementerio
  Videos
  Mp3's
  Guestbook
  La Cerca
  Stuff
  F.U.C.K.
  Links
  Email
 
 
 
 


Crónicas de un metalero Parte 2

Por José Calvo


En el capítulo anterior: << Resultados Finales >>

Finalizamos el recital y los presos clamaban más heavy mientras los carceleros buscaban las llaves de las celdas, atormentados por un sonido que nunca entenderán. Desdichados presos marchaban hacia su reclusión perpetua marcando el paso de la ley, de aquellos límites que nunca comprenderán porque nacieron libres.

A una persona que vive ofuscada de la sociedad, incapaz de ver a sus seres queridos, no se le puede negar un beneficio, así que llevé un tinto (marca NACARI, de $1.50 como la que toma el tano Marciello) para darle a uno de estos infelices; tendría que comenzar la búsqueda de un hombre para destinarle la sangre de cristo.

Comenzé a recorrer los pasillos donde largas filas  de celdas inundaban el ambiente de un hedor desagradable. Me gritaban insultos, lo cual no podía quedarme atrás por mi orgullo herido y les replicaba sin vacilar.

Y así pasé por una serie de rostros agresivos hasta que llegué a la última celda, totalmente vacía. Algo me llamó la atención salvajemente, en una pared echa pedazos, el estandarte ancestral de la reveldía: era una bandera de V8 y abajo decía con sangre “No te rindas”. Me puse a recordar, ese no era el título del trabajo de V8, se llamaba “No se rindan”. Igualmente había algo familiar en ese nombre, algo que en ese momento no podía recordar. 

-         Salí de este sector pibe – me interrumpió un gordo que hacía de carcelero. Me limité a mirarlo con desprecio y no me moví del lugar.

-         No te hagas el matrero, circulá – Lo que acababa de decirme escapó a mis oídos, había descubierto que en la celda había una sombra agazapada en  uno de los rincones, a pocos centímetros del harapiento catre. No se movía, pero después de observar la sombra fijamente durante varios segundos pude advertir que los ojos del enigmático personaje se abrían. 

-         Porqué no fuiste al recital es una pregunta obvia pero necesaria – le pregunté con tono de reproche a aquel que se decía metalero. La sombra no contestó. Ante ese resultado me di la vuelta para preguntarle al carcelero sobre la identidad del preso; pero era demasiado tarde, el gordo me sacudió un porrazo en la nuca que me hizo caer. 

-         Ahora vas a escarmentar hijo de puta – me dijo serenamente y me metió en la jaula del misterioso preso. En ese momento mi cabeza dio vueltas y perdí el conocimiento...

Al día siguiente

Ligeros golpecitos en el hombro me despertaron. Mi visión estaba nublada, apenas distinguía la silueta de mi compañero de celda.

-         Cerrá los ojos – me dijo  mientras me tomaba de los brazos e intentaba ponerme de pie. Eso hize, luego los abrí cuando creí que el mareo se había esfumado.

-         Beto... – Fue lo único que pude decir cuando lo vi. El Beto Zamarbide me miraba fijamente como si dudara de mi cordura. Me tuvo que calmar porque no podía creer lo que estaba viendo, tardé unos minutos en tranquilizarme. Todos mis sueños sobre el retorno de Logos se esfumaron en el vacío infinito.

-         ¡Que haces acá!- le pregunté casi gritando. El sonrió tristemente y dijo:

-         Nada, que se puede hacer acá, es vivir sin existir... –

-         ¡Cómo llegaste! ¡quién! ¡porqué! – Mis preguntas inundaban su mente, me detuvo, sacó de un escondite un cigarrillo y al prenderlo se recostó como quién va a contar recuerdos pasados:

-         Es mejor que no hables... en cualquier momento te van a sacar y no tengo mucho tiempo.

Mi desgracia cayó un tiempo después de grabar nuestra última producción, “Tercer acto”. Decidí que debíamos expandir nuestros horizontes e ir a producir algo en inglés, y quizá cambiar el nombre de la banda para tener un nombre internacional con el que nos reconozcan. La compañía editora de aquel disco de alguna manera se enteró de mis planes y los desarmó ya que si se armaba una nueva banda el contrato de dos discos de Logos desaparecería.

Un día allanaron mi casa y me encerraron en el jaulón, mis compañeros quedaron librados a su suerte y mi público creyendo la gran mentira de que me había ido a Estados Unidos para grabar un nuevo disco, promesas vanas que nunca serán cumplidas. Esto es lo que... – 

El gordo sobrador apareció mientras el Beto contaba su relato.

-         Afuera, espero que hayas aprendido – Y dicho esto abrió la jaula. El Beto me dio un sobre cerrado y me susurró a los oídos:

-         Esto dáselo a Ricardo, NO LO ABRAS. Con esto tendrás el respaldo de los grandes metaleros. Pelea por mí, y no te rindas... – Tomé la carta y asentí silenciosamente con mirada cómplice. Saqué el vino lentamente y lo deposité en el suelo sin que se diera cuenta el carcelero...

Dos días después...

     No tengo ni idea de cuando me voy a encontrar con Ricardo, cuando le voy a poder dar la carta. La curiosidad me está matando, qué puede tener un pedazo de papel que sea tan importante. En mi cabeza resuena el eco de las palabras del Beto: “NO LO ABRAS”, pero hay una frase que sobrepasa todo sentimiento y toda pasión, las simples palabras, “no te rindas”...  

¿ Qué hace el personaje con la carta ?



Resultados Parciales

 

  Capítulo I ..................................................... click acá para leerlo

 



Registrate en Mercado Libre, es GRATIS y nos das una mano 

RECOMENDAR SITIO
Tu Nombre:

Tu E-mail:

E-mail de tu amigo:

Comentarios:

Recibir copia: 


Los mejores productos para tu Pc
ROLDÁN Y EL
METALERO
Episodio # 5
22 - 5- 01

Comprate una playstation al mejor precio
ULTIMAS ADICIONES